Cristiano terminó desquiciado y pidiendo perdón a la afición portuguesa