Cristiano Ronaldo sigue sin celebrar en el campo los goles de sus compañeros