Cristiano, sembrado: ni su peor inicio de Liga le borra la sonrisa de la cara