Cristiano recupera el olfato goleador con Zidane: siete goles en seis partidos