Cristiano está molesto: no hay sintonía con Benítez y no está cómodo con su nuevo rol