Cristiano no saludó a la afición después de ganar el partido frente a la Real Sociedad