Cristiano debe controlar esos momentos en los que su cabeza hace 'clic'