Cristiano no puede controlar a los aficionados en Valdebebas y se amontonan en su coche