Cristiano, un amigo y un bote de bronceador: el portugués sigue relajándose en Francia