Cristiano Ronaldo fue el único que no se quedó a saludar a la afición del Bernabéu