Cristiano acabó desquiciado: Mestalla se mofó de él con su propio grito de guerra