Un Cristiano Ronaldo ausente y desquiciado vivió su vuelta más amarga tras la sanción