Cristiano no tuvo su día ante el Granada: fallos, precipitación y desesperación