Sin Cristiano, pero con Benzema y Bale