Costa y la personalidad: falla un penalti y marca otro en pocos minutos para resarcirse