Correr, correr y volver a correr, eso hizo Gareth Bale ante el Rayo Vallecano