El Villamarín acabó siendo el Sánchez Pizjuán: fiesta de los sevillistas ante el Betis