El derbi también fue 'caliente' en las gradas