La final de la Copa del Rey marcada por los pitos al himno