Competición impone dos partidos de castigo a Godín y Berizzo