Coentrao da la cara tras error en Lisboa: pide un penalti y… acaba haciéndolo él