Los españoles del Barça y Madríd sí se saludan