Cierre de estadios, pérdida de puntos y hasta el descenso: las medidas contra la violencia