Cibeles recibió a los portugueses que quisieron celebrar la victoria europea