Los motivos de la felicidad del Cholo: el último, el nacimiento de su hija Francesca