El ‘Cholismo’ y la delgada línea que separa la intensidad de lo excesivo