Cheryshev, el primer ruso blanco