El Chape había enamorado a Sudamérica: la tragedia se ceba con el fútbol más humilde