Cesc Fábregas ya sabe lo que es un clásico