¿Casualidad o mala suerte? El Barça no se sorprende de tener al PSG en octavos