‘Caso Cesc’, ¿punto final?