Casillas no cambió su camiseta y la regaló a un niño después del partido ante Bielorrusia