Casillas demuestra contra la Juve que no ha perdido la tensión de los partidos