Carmen, la mujer salvada por el Rayo, pide a los clubes grandes que tomen ejemplo