La fábula del León y la gacela de Ancelotti y su conclusión: "Hay que correr"