El Camp Nou cargó contra el árbitro y la plantilla culé hizo lo propio en el césped