Cámaras, nervios y hasta un queso en la salida de los entrenamientos del Atlético