El Calderón vibra con los suyos: Despedida por todo lo alto