El Calderón ovacionó y despidió a los jugadores como héroes