La grada del Calderón lleva al extremo el sufrimiento en los penaltis: "¡GOOOOOL!"