Un Calderón en comunión dejó atrás los rencores y volvió a ser una piña en la Copa