El Calderón se quedó más callado que nunca para condenar la violencia entre ultras