El Calderón baila al ritmo de Arda: regates, taconazos y un trabajador incansable