El presidente del Calahorra, condenado por agredir a un árbitro menor, la vuelve a liar