Cáceres se levanta de su silla de ruedas para tocar su último balón en La Romareda