Cristiano consigue por primera vez la ovación de un estadio entero como visitante