CR7 y Messi, obsesionados con la vuelta