Brasil no echó de menos sobre el césped a un Neymar que se mordió las uñas en el palco