El plan de Brasil para secar a Messi: reducir los espacios y que no encuentre escapatoria