El Borussia Dortmund teme por la competitividad internacional de la Bundesliga